ADMINISTRADORES DE ENFERMEDADES / Blanca Nieves Palacios Barreda

0
144
     Cómo en política, nada es fortuito ni espontaneo, en la aparición de epidemias y pandemias, y  el derrocamiento de gobiernos,  igualmente se puede decir, que: “todo está fríamente calculado”; la humanidad desde tiempos inmemorables ha venido padeciendo enfermedades para las cuales nunca se ha dado una explicación creíble de sus orígenes y, como se carecía de información, muy pocos se enteraban de esos acontecimientos, lo que hoy en día, con los medios informativos al alcance de todos, rápidamente a nivel mundial, nos enteramos de diversos acontecimientos.  

En un mundo en el que prevalece la desmedida importancia que se da al dinero, la salud de los seres humanos y el medio ambiente pasan a ser parte de un proyecto, en el que se da una mínima importancia, por no decir ninguna y, cuyo proyecto está en manos de las familias más ricas del mundo, cuyas fortunas rebasan los miles de millones de dólares, para alcanzar cifras de billones de pesos, que pasan de generación tras generación.

Es sabido, aunque no entendido a cabalidad, como es posible que 5 de las más poderosas familias sean capaces de parar al mundo, mediante la manipulación y el temor a fallecer por el contagio de una “enfermedad”.

Las familias: Rothschild, que fue encabezada por el alemán, Mayer Amschel Rothchild, a quien se denominó “el padre de las finanzas internacionales; John Rockefeller, conocido como “el rey de la industria petrolera” y señalado como uno de los de mayor influencia en la política a nivel mundial; John Pierpont Morgan, reconocido en E.U. como él fundador de una de las más grandes compañías financieras; Pierre Samuel du Pont, francés nacionalizado estadounidense, a quien se le atribuye la creación de la bomba atómica, y el principal proveedor de dinamita; Prescott Sheldon Bush, cabeza de esta familia, quien, desde su puesto como senador y banquero estadounidense apoyaba financieramente a compañías dedicadas al armamentismo, han tenido el control del mundo desde el siglo XV, en confabulación con estas familias, con las limitaciones impuestas de quienes se han considerado dueños del planeta: Sam Walton (Walmart); Fred Koch (refinerías de petróleo) Frank Mars (empresa chocolatera); De Spoelberch, De Meviues, encabezados, por el belga, Van Damme (empresas cerveceras); el francés, Hermes Dumas (moda de equitación); Dhirubhai Ambani (petrolero hindú); Herbert Quand (empresa automotriz BMW); William W. Cargill y MacMillan (empresas agrícolas); Pierre Wertheimer ( industria de artículos de lujo); Boehringer y Von Baumbach ( propietarios de la mayor industria farmacéutica del mundo), coadyuvan en el manejo mundial de los habitantes de este planeta, llamado tierra.

Estos personajes, ignoran que, “la tierra es de quien la trabaja”, no existe para ellos, la palabra democracia, y crean guerras, para vender armamento; enfermedades, para comercializar medicamentos; productos agrícolas, para controlar la producción de alimentos en el mundo; inducen mediante la manipulación, el voraz consumismo; se adueñan del petróleo y demás riquezas de países, mediante guerras, derrocamientos de gobiernos, creando terrorismo y dividiendo a la humanidad.

Las enfermedades provocadas, mediante virus y bacterias, que de repente surgen y ponen al mundo de cabezas y a su pies, como: las vacas locas; mileniem bug (2000); zarzo(sida); H5N1; H1N1 gripe porcina; fin del mundo anunciado por estos millonarios (pronosticado por Nostrdamus); el fin del mundo maya; la influenza, el dengue, la gripa aviar: el chupacabras; así como los chemtrail o quimio stelas (largas fumarolas) que con frecuencia aparecen en la bóveda celeste y tantas otras que crean un verdadero terrorismo, cuyo propósito son crear una compra de pánico de sus artículos, como hoy lo estamos viviendo con el coronavirus.

Tras toda una parafernalia mundial, empiezan a soltar información sobre, quien o quienes son los culpables de tal situación y no en pocas ocasiones, le echan la culpa a los pobres animales que no tienen defensión alguna; que si fueron los gorilas, changos o chimpancés, que si el pangolín, o los murciélagos, los cerdos o las vacas, pero no dicen que, es toda una guerra biológica, para seguir teniendo al mundo sometido a sus designios y seguir engrandeciendo sus billonarias fortunas.

Ni la Organización mundial de la Salud (OMS), ni la Organización de Naciones Unidas (ONU), tocan el tema ni señalan a los responsables de soltar virus que ponen el peligro a la humanidad y son responsables de miles de muerte, en tanto de repente, aparecen como verdaderos ángeles guardianes, con la vacuna en la mano para contrarrestar esa enfermedad que ellos mismos crearon, para someter a gobiernos de países que, se están poniendo al par del poderío de E.U., el país más poderoso hasta hoy, del mundo.

Lo que sí es innegable, es que, científicos han puesto al servicio de estos grupos de poder toda su inteligencia, para, en vez de salvar a la humanidad, crear nuevas armas mortíferas y enfermedades para aniquilar al mayor número de personas, so pretexto de que: “ya somos muchos miles de millones de seres humanos en este planeta”.

Curiosamente tras cualquier evento, similar al que hoy estamos padeciendo, viene acompañado invariablemente con la caída de la bolsa de valores, la baja del precio del petróleo y por supuesto, el aumento del precio del dólar… Negocio redondo para los millonarios.

                                                                              bnpb146@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí