La Cuartilla/ REA: TRES LETRAS Y MUCHOS PUÑOS CONTRA EL CHARRISMO

0
26

Gildardo Izaguirre Fierro

Voces de lucha que suenen en los patios del sindicalismo mexicano; voces antiguas y nuevas que salen roncas y cristalinas de las conciencias de mujeres y hombres que se están sacudiendo la modorra de muchos años, la hueva, el desgano que les generaba la opresión, la humillación, el sometimiento a líderes abusivos y corruptos. Son voces de muerte al charrismo sindical.
Les cuento una lucha que no apareció en los titulares de la prensa ni fue viral en las redes sociales: tenemos una lechera paraestatal, que se llama Liconsa, con 10 plantas en todo el país, por supuesto que tiene su sindicato charro, cuyo fundador fue precisamente el repartidor de leche Fidel Velázquez; durante 2019, los trabajadores de la empresa, hartos de los abusos se aventaron a formar un sindicato nacional alternativo, aprovechando las nuevas condiciones de la reforma laboral y la hicieron, construyeron el Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Liconsa (Sinalitl), les dieron la toma de nota y todos felices; pero antes de salir el año, la empresa despidió a todo el Comité Ejecutivo; por supuesto que reventó la lucha, en la calle y en los tribunales; el 15 de enero de este 2020 se plantaron en huelga de hambre, frente a la embajada gringa y en menos de 10 días lograron el triunfo: reinstalación con el 100% de los salarios caídos y con todos sus derechos sindicales a salvo. Son nuevos tiempos para el sindicalismo.
Eso mismo, pero en una escala mayor (se trata de dos millones de actores), está ocurriendo en el SNTE; cuando menos hasta hoy, ya van 20 Estados de la República que están amarrando un movimiento democratizador y también demoledor del charrismo sindical en el magisterio mexicano. Aquí en Sinaloa, la cabeza visible del movimiento es el profe Rea, corto en apellido, apenas tres letras, pero largo en ideas.
El profesor Carlos Rea, carga con la herencia histórica de los luchadores forjados en las Normales Rurales, santuarios en donde por mucho tiempo relampaguearon los ideales más nobles de la revolución; él mismo, con su voz ronca se reconoce como “Zapatista, cabañista”. De esas normales egresó Othón Salazar, el heroico líder magisterial de los años 50; Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, aquellos revolucionarios de la guerra en el paraíso. Rea es de la normal Rural de Atequiza, Jalisco, y formó parte del Comité Central de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), una de las organizaciones estudiantiles más combativas de aquellos años, calibren por su lema: “Maestro normalista, de origen proletario, enséñame el camino, del revolucionario”.
He estado en dos reuniones convocadas por el equipo de Rea, y llegan las maestras y llegan los maestros y llenan los locales y se miran con cara de asombro, como diciendo “ a poco ahora sí vamos a jodernos a los Cepedas y Edenes”. Y para que no quede duda. Se escucha desde el fondo la voz pastosa de Rea: “vamos a ganar con la credencial que nos pongan; vamos a ganar en las urnas y en la calle; vamos a ganar porque estamos en los pensamientos y en los corazones de nuestras compañeras y compañeros”.
Por lo pronto, la coalición de Trabajadores de la Educación por la Democratización del SNTE, integrada por docentes de 20 Estados del país, rechazan el Reglamento para la Elección de Directivas Seccionales, con el cual la camarilla charra pretende controlar y manipular el proceso electoral y también por espurio, ilegítimo y antidemocrático; también exigen que primero se dé el cambio en la Dirección Nacional y después en las seccionales.
Así que vamos preparándonos para una batalla campal que busca destruir una estructura corrupta y vertical que forjaron los jonguitudes y las gordillos; una estructura en cuyos andamios circulan dos millones de personas. Aquí en Sinaloa, vamos a ver de qué madera están hechos el camarada Rea y los profes Miguel Victoria, Aureliano Piña, Humberto Domínguez, Cliserio Avena, Santiago Carrillo, Raúl Carvajal; y las profesoras Carmen, Jeovana, Nelly, Caro y todos los activistas que catalizan este movimiento democratizador: si se quiebran como tallo de milpa seca o si resisten como corazón de guayacán. De ser esto último, el charrismo magisterial tiene sus días contados. Que sea para bien de la educación en México.

(Nota Avisera: Se avisa que este jueves carnavalero, a las 10 de la mañana vamos a concentrarnos en la PLAZUELA REPÚBLICA, diversos sectores civiles que han sido agraviados por la actual administración municipal: periodistas, colonos, pescadores, vendedores ambulantes, ambientalistas, comerciantes, etc. Lleve su pancarta con su reclamo. Hay nos vemos)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí