LA CUARTILLA / LA QUÍMICA DEL GARROTE

0
76

Gildardo Izaguirre Fierro

Una mañana limpia y fresca. Estamos a 13 de febrero del 2020 y en los alrededores del Mercado Pino Suárez, en el centro de la ciudad, hay estado de sitio: en una bocacalle una patrulla y policías con armas largas bloquean una posible huida del enemigo; en las banquetas, una densa hilera de antimotines armados con toletes y escudos; más allá, a cuadra y media está agazapado el Secretario del Ayuntamiento, que funge como jefe del operativo y quizá deseando que se dé el enfrentamiento entre las fuerza represivas y los vendedores, para demostrar quién manda en la cuidad, como que ese tipo de diálogo si le cuadra.
Doña Rosa, una vendedora veterana, se enfrenta con peligrosa y afilada cartulina, al Subdirector de comercio (que por cierto su chamba anterior era cobrador de clientes morosos de casas comerciales; igual que el docto Secretario del Ayuntamiento, era cobrador de Liverpool, sin trayectoria de litigante, ni mucho menos con un bufete de reconocida solvencia, de ahí su supina ignorancia en temas jurídicos de su cargo).
Doña Rosa, con la fuerza que le dan sus años, reclama voz al viento: ¡¡ PARA QUE TANTOS POLICÍAS, NOSOTROS NO SOMOS DELINCUENTES, SOLO QUEREMOS DIALOGO CON EL PRESIDENTE !!.
Los demás vendedores, armados hasta los dientes con explosivas pancartas, exigen un documento, un oficio en el cual se les notifique de su desalojo, ya que todos pagaron el piso del mes de febrero. Pero lo que más les arde es que el alcalde, en campaña, les prometió que de ganar la elección, no los moverían. Hoy sabemos que una de las “T”, de las cuatro que presume este fallido gobierno municipal, es la TRAICIÓN.
Una orientación nacional que dio el gobierno de Morena, es que nunca se usaría la fuerza policiaca para dirimir problemas sociales, pero aquí, en este rincón del trópico, el alcalde se asume como aquellos jefes políticos del porfiriato (aquí en Sinaloa sufríamos al compadre Diego Redo) y que pueden hacer lo que les venga en gana, ya que son amigos o compadres del preciso, por eso se compró el camionetón, le dio chamba nepótica a la familia de su amada pareja (incluyendo a la nuera), se gastó un dineral en Madrid, se puede empinar en público una botella de whisky y quitarle el medio de sustento a más de 100 familias de vendedores.
A nadie de su equipo se le ocurrió sentarse con los vendedores, explicarles la brillante idea de copiar un mercado que vieron en Madrid por lo cual ellos salen sobrando o bien, siendo congruentes con la consigna de “primero los pobres”, explorar un proyecto de inversión o un plan de crédito para renovar todo el mueblaje con carretas nuevas, atractivas, personal uniformado, limpios y regular la cantidad de puestos, etc. La idea debería ser la de convencer y no vencer con la fuerza pública, con el garrote como política.
(Nota-invitación: el jueves 20 de febrero a las 10 de la mañana, diversos sectores ciudadanos mazatlecos, ocuparán la plazuela República para una protesta cívica contra las acciones y omisiones de las autoridades municipales, que agreden y ofenden a la ciudadanía. Te esperamos para dar inicio al carnaval).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí