La Columna de Blanca/ LLAMADO AL MUNDO /Blanca Nieves Palacios Barreda

0
42

No es de extrañar que, Donald Trump, presidente de Estados Unidos de Norteamérica, esté satisfaciendo su instinto belicoso casi al término de su período presidencial y, cuando anda afanosamente, intentando reelegirse.

El viernes 2 enero, de éste recién iniciado año 2020, Trump, cimbró al mundo con un ataque mediante un dron, en el que dio muerte al General iraquí, Qasem Soleiman, jefe de estrategia iraní en Oriente Medio y Abu Mehdi al Muhandis, representante de Irán en Bagdad; al día siguiente, sábado 3, otro ataque ordenado por Trump se gestó desde la misma capital estadounidense, Washington, contra vehículos ocupados por personal médico.

La respuesta del líder supremo, Ali Jamenei, del presidente, Hassan Rohani, así como el Consejo Supremo de Seguridad Nacional, declararon que Estados Unidos, había cometido “su mas grande error”; tras el conocimiento de la ciudadanía de dicho ataque, retumbó el grito: “muerte a Estados Unidos”.

En Iraq, que venía concertando acuerdos con Estados Unidos, en voz de dirigentes de Estado, se dio a conocer que: “Washington había violado la soberanía iraquí”; por su parte los diputados han establecido que discutirán y denunciarán la presencia de 5,200 soldados estadounidenses en territorio iraquí, la llegada de 750 más, y la anunciada llegada a Kuwai de aproximadamente 3, 500 soldados más.

Grupos aliados de los iraníes, anuncian y exigen, “un castigo justo a los asesinos” y “represalias rápidas”, en tanto las autoridades afirman que, la venganza será dura y se llevará a cabo, “en el lugar correcto y en el momento adecuado”.

La respuesta insultante e irreflexiva del presidente de los estados unidos fue: “ordené la eliminación de Soleimani, para detener una guerra y no para comenzar una”, para justificar los asesinatos cometidos ante sus correligionarios del partido republicanos y aparecer como “el salvador de la ciudadanía estadounidense, afirmó que: “un ataque contra los estadounidenses era inminente”

No solo los ciudadanos norteamericanos deben de temer por la amenaza que hoy se cierne sobre ellos, el mundo entero debemos de temer y exigir a Trump, su retiro inmediato de la presidencia, pues no había sido la primera vez que profiriera amenazas contra muchos países; este cobarde ataque, sin declaración de guerra de por medio, sin planteamiento o discusión alguna presentada en ese organismo llamado, Organización de las Naciones Unidas (ONU), deja claro, que a pesar de decir Trump que: “ no buscamos un cambio de régimen en Irán”, está mintiendo.

Es eso precisamente lo que busca, derrocar gobiernos que no le son serviles, por tanto, “son terroristas” y hay que “eliminarlos”, lo dice eufemísticamente, pero han asesinado a presidentes, lideres defensores de sus países y territorios, con sus bombas y misiles, han sido asesinados miles de niños, mujeres, ancianos, jóvenes, han destrozado ciudades, en éste continente y en otros muy lejanos; provocando división entre países y ciudadanos para alcanzar sus sucios y perversos propósitos.

Claro nos queda que es lo que busca y han buscado los gobiernos estadounidenses, en países ajenos al suyo; los habitantes de los países latinoamericanos, bien lo sabemos, no han respetado nuestra soberanía y han impuesto gobiernos militares serviles, autoritarios, represivos y entreguistas de las riquezas de estos países que invaden, asesinando y masacrando a sus ciudadanos; así, han despojado de territorios y de todas las riquezas: petróleo, gas, agua, oro, plata, cobre, zinc, litio, a todos los países que se han visto beneficiados por la naturaleza; su ambición no conoce límites y sus ansias armamentistas parecen no tener fin, a pesar de que es precisamente en Estados Unidos de Norteamérica, donde se dan las peores masacres, entre sus jóvenes ciudadanos, pero prestos están a ver la paja en el ojo ajeno, sin ver el leño en el suyo.

Trump, reafirma con ese ataque, su autonombramiento de, “policía del mundo”, pero el mundo empieza a dar muestras de hartazgo por tanta felonía cometía por ese poderoso país llamado Estados Unidos y muy especialmente México, su más cercano vecino, por lo tanto, el más golpeado, saqueado y sometido y, le grita al mundo que haga suya la frase del ex presidente mexicano, Benito Juárez: “EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ”.

                                                                                          bnpb146@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí