Cucharada de Luna/ Carolina Delgado

0
94

Crónica de un performance

¡Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía!
¡El violador eres tú!
Todo el santo día traigo esa cancioncita en mi cabeza y apuesto que ustedes también. Por si todavía existe quien no sabe qué significa, les dejo el contexto. “El violador eres tú”, es un himno escrito por mujeres chilenas del colectivo “Las tesis”, cuya letra deja en claro un mensaje antimachista, un mensaje que une la voz de la mayoría de las mujeres del mundo, que expresa que estamos hartas de vivir con miedo y que estamos hartas de tantas historias de abuso.
Dicho tema ha traspasado fronteras y se ha replicado en muchos países. Las mujeres de Mazatlán nos sumamos al movimiento y el día de ayer nos organizamos para presentar el performance, en el malecón de la ciudad.
Para mí fue una experiencia catártica. Cuando le comenté a mi esposo que quería asistir se extrañó demasiado, incluso sugirió que no asistiera porque le preocupaba que algo llegara a pasarme. Le expliqué lo importante que era para mí y que necesitaba su apoyo, y así fue, él cuidó de nuestro bebé mientras yo me paraba junto con muchas otras a expresar nuestra molestia. Estaba súper nerviosa porque pensaba que en cualquier momento se iban a armar los guamazos, no por nosotras, sino por personas molestas y en desacuerdo con el movimiento, ya que desde días antes se leían en las redes un montón de comentarios despectivos y amenazantes.
Y ahí estábamos, organizadas y ensayando a una sola voz, y ¿qué creen?, estábamos en santa paz. Minutos antes de empezar se unieron otras mujeres que llegaron a ver qué pasaba, así sin haber ensayado, pero con las ganas de que su voz también fuese escuchada. Mientras entonábamos la letra yo me sentí empoderada, me sentí en confianza, me sentí confortada y me sentí orgullosa de ser mujer. También sentí mucho orgullo de ver a tantos hombres apoyando la causa, padres de familia, hermanos, esposos, amigos, ahí parados, haciendo una red de apoyo. Y es que la verdad no podemos generalizar, no son los hombres los que nos abusan, son los abusadores, los violadores, los asesinos, y esto incluye a hombres y mujeres.
Después de que terminó el performance, se dejaron ver en redes las primeras fotos del evento, y por supuesto otra vez, muchos comentarios despectivos. Algo así como: No veo a ninguna ama de casa (sí que había amas de casa, yo por ejemplo, que cuido de mi casa y la tengo en orden, en colaboración con todos los que en ella habitamos). O este: Puras gordas y feas (¿acaso por no cumplir tu expectativa de belleza no tengo valor como persona?). Puras proaborto (te equivocas, no somos proaborto, somos proelección). También este: Denles un trapeador para que se pongan a limpiar el malecón (¿qué tiene de malo saber trapear? Yo barro, trapeo, sacudo, lavo, plancho, cocino, terminé una carrera, crío un bebé y trabajo). Este otro: Pura analfabeta (pongo de ejemplo a la chica junto a mí, que en unos días obtendrá su grado de Doctora en Ciencias).
Me da tristeza darme cuenta que la raíz de todos los males es la desinformación. No, el feminismo no es querer someter a los hombres, odiarlos y querer desaparecerlos del mundo. El feminismo es un movimiento social donde la mujer toma conciencia de la opresión y dominación, y busca igualar los derechos entre hombres y mujeres.
Es muy triste además ver que hay otras mujeres que se oponen rotundamente al movimiento. Amigas, ojalá que nunca tengan que vivir un abuso; incluso puede ser que lo estén viviendo y que no se hayan dado cuenta (esto es aún más triste).
Hay una parte de la letra por la cual estaba ahí, es esta: Duerme tranquila, niña inocente, que por tu sueño dulce y sonriente, luchamos contra el opresor.
Por lo menos yo, quisiera que nunca más, nadie tuviese que vivir una experiencia de violencia. Basta, no más de la misma historia dolorosa. Y de seguro te preguntarás ¿de qué sirve que vayamos a bailar, marchar y protestar? Primero, se convoca a las personas que están en contra o han vivido esa situación. Con esto nos podemos dar una idea de cuántas personas somos y que no estamos solos. También cuando protestamos, podemos hacernos notar y si las autoridades son personas racionales, se puede iniciar un debate. En México, al ser un país demócrata, se puede votar por X causa y a veces se gana. Y la más importante, se dan a conocer argumentos que otras personas no se habían planteado y eso puede cambiar formas de pensar.
Estoy feliz y orgullosa de haber participado, de contar con amigos que entienden la causa, de haberlo hecho en armonía, y de ver como hay tantas mujeres con las que cuento. Estoy segura de que de este movimiento algo surgirá, y que quizá algún día podremos estar tranquilas, no porque no habrá más personas violentas sino porque la ley se ejecutará como debe ser.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí