RUMBO POLÍTICO / LA DEMOCRACIA NO ES COMO GIRAR UNA TUERCA CON UNA LLAVE “STILSON”

0
64

16/11/2019
Ulises Milán*
Mazatlán, Sinaloa; Muy buen día estimados lectores, de nueva cuenta aquí estoy escribiendo para ustedes y deseándoles como siempre que cumplan todos los sueños y metas en su vida. ¡LES MANDO UN ABRAZO, ANIMO!

Se mueven las fuerzas geopolíticas y empujan a México a tomar decisiones que parecen ante todo indicar una ruta del proyecto de la 4ta Transformación; pero ante todo la realidad embiste a los más desprotegidos a pesar de que hoy tienen programas de gobierno que respaldan ese “caminar cansado” hacia un futuro más promisorio; parece lejano, pero a la vez con esperanza. La interrogante es que, al parecer no todos entienden el ¿cómo llegar a él de la misma manera?

Las condiciones sociales son distintas y atenuantes en cada región, según su nivel de desarrollo y su número de habitantes, entre otros muchos factores que inciden en su crecimiento o decrecimiento.
Por ejemplo, si tenemos una expectativa en el mercado que “pone a dudar” a los inversionistas sobre ciertos sectores estratégicos, o tenemos al Estado impulsando pequeños proyectos de infraestructura en las entidades, pero tienen una “inestable” posición de concretarse ante los intereses sociales o políticos; nos encontramos en un escenario que más que certeza en el camino de más empleo o mayor crecimiento local bajo un esquema de focalización e impulso de las estrategias de gobierno y el sector privado; nuestro país en el 2021 tuviera una expectativa de un crecimiento austero pero sostenible.
Claro que es un tema que interesa a los ciudadanos, es un tema que coloca el comportamiento de políticas económicas nacionales al 42% de la población mexicana en pobreza ante una disyuntiva que solo puede caminar si hay alternativas de salir de ese estado de pobreza o marginación.
La labor del Estado es coyuntural, tanto o es la organización civil en solicitar hacia donde ésta ausente el Estado. No es ningún pleito con el ejecutivo, sino el co-gobernar con una agenda que otorgue mayor inclusión a los sectores de la población que forman parte de ese desarrollo “inequitativo” que el gobierno pretende hacer “equitativo”.
Para el año que entra, la economía mundial crecerá un 3%, América Latina un 0.2 %, las economías avanzadas (países desarrollados) 1.7%, las economías emergentes un 5.9% (en Asía).
Los porcentajes equivalen a una interpretación en millones de dólares o euros comparados con la capacidad de producción de nuestro país o el nivel de competencia en el mercado global, donde México se ve obnubilado. ¡Esto es lo que preocupa!
Si desde adentro, hay un “golpe suave” a la democracia, entonces las acciones que veremos en el país serán parte de ese “cambio” de fichas que se están realizando, pero a la vez debilitando a la endeble democracia mexicana. No podemos, entrar a un entorno de mayor productividad, si hay decrecimiento en inversiones extranjeras o nacionales, si hay una desmotivación del consumidor por una contracción en los mercados o “golpes a la economía familiar” que son compensadas con proyectos de “apoyo a las familias más desprotegidas”.
El camino, no es fácil, pero México ocupa hoy más que nunca de una trazabilidad en áreas como la económica, la política vive momentos que se pueden salir de tono si persiste la polarización del modelo “ideal” a seguir por el Estado o por los ciudadanos. Aquí el Estado quiere cambiar una ruta que con los años “perjudicaba” a la nación y que hoy le es difícil sea esta la mejor alternativa a esos problemas que son de antaño, como la pobreza y la desigualdad.
Contextualizando, volvemos a cuestionamientos sobre el cómo se dirige el gobierno al comportarse en el tema político en una especie de hidra, y para ello tenemos que a pesar que el Presidente López Obrador tiene más del 60% de aprobación en este primer año de su gobierno; nos encontramos con una disyuntiva que coloca a un acto electoral en lo que parecía al principio en un “cheque en blanco” para realizar reformas constitucionales y con ello dar un viraje de 90 grados al actual sistema político y de gobierno.
Pero al pasar el tiempo, la dinámica se torna distinta; la ciudadanía espera un cauce desde la silla presidencial, al viejo estilo del régimen priista; ¡claro! El país no es el mismo, ni las condiciones sociales y políticas; el entendimiento o interpretación de lo que es mejor para el país se polariza entre lo que dice el Ejecutivo y lo que dicen las fuerzas políticas contrarias, en medio esta la ciudadanía como en una pelea de box, hay quienes están del lado del gobierno y hay quienes están en contra de él; no hay una estrategia de una agenda compartida, debido a que no es un gobierno de coalición por ejemplo. Y el claro ejemplo se da en el poder legislativo, donde el partido en el poder tiene mayoría.
Entonces en todo lo antes descrito podemos decir que como todos los sexenios anteriores, los mexicanos están en medio; solo que hoy definen bandos políticos, que esperan sean los que muevan las articulaciones del sistema, sin darse cuenta muchos de los ciudadanos que la maquinaria no puede sino seguir su marcha a medias con un desencuentro del ¿cómo llegar a tierra firme?; no todo depende del capitán y hoy la tormenta se aprecia complicada en el contexto internacional y nacional.
Pero para recordar algo solo diré lo que eh escuchado de muchas personas: ¡sabes! ¿por qué votamos por MORENA?, “porque no decíamos que íbamos acabar con la pobreza, solo queríamos “cambiar de partidos en el poder” y de demostrar que estamos molestos con el sistema político actual.
¡Bueno! Hay dos opciones: a) construir un gobierno alternado desde el interior con una interacción social y ciudadana en el tema de los derechos o b) estar en contra totalmente del proyecto de la 4ta transformación y sostener un golpeteo político durante todo el sexenio, c) para esto la población se dará cuenta de dos cosas: 1) que el sistema de partidos cambio o 2) que el sistema de partidos sigue manteniendo el mismo funcionamiento a pesar de un claro mensaje en el 2018.
Claro esto de la democracia, no es como girar una tuerca con una llave “stilson”.
*L.C.C Héctor Ulises Milán Guevara/ Gerente Ejecutivo de USCADSIN Unión de Sociedades Cooperativas y Actividades Diversas de Sinaloa y Nayarit/ Ex asesor de legisladores del PAN/ Columnista en medios digitales/ Integrante del Fondo de Agua y Cobalpre Comité Baluarte Presidio/ Actualmente Coordina el “proyecto” de UNIDAD DEMOCRÁTICA (Movimiento político ciudadano).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí