LA COLUMNA DE BLANCA / SINALOA ENTRE LLAMAS Y MENTIRAS / Blanca Nieves Palacios Barreda

0
15

Los acontecimientos suscitados este 17 y 18 de octubre de 2019, sin duda quedará en la memoria no solo de los sinaloenses, en particular de los habitantes de Culiacán, ciudad capital del Estado, sino de todos los mexicanos.

La detención del joven Ovidio Guzmán López, “presunto” miembro de un cártel de narcotraficantes (así se debe decir para no entrar en conflictos legales) y luego liberado, ha sido motivo de muchas críticas y alabanzas, como suele ocurrir en estos nuevos tiempos, en los que, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), llegó a ocupar la silla presidencial, por lo tanto, el poder. Quienes perdieron ese tan amplio y ansiado poder no cesan de criticar lo que hace y deja de hacer el presidente; los que lo apoyan ciegamente, no dejan de aplaudir lo que hace o deja de hacer AMLO; los que intentamos hacer un análisis objetivo, realista, y apegado a la verdad, cuando hacemos alguna crítica o señalamiento de algún error al Presidente, somos aplaudidos por los unos y denostados por los otros, cuando es a la inversa, ocurre lo mismo.

Ante los sangrientos actos y el enorme temor causado a una ciudadanía, por la detención de un solo hombre, podemos decir que, es muy poco lo que se informó por parte de los miembros del Gabinete de Seguridad, presidido por un neófito en cuestiones de seguridad, Alfonso Durazo, y como ocurre siempre, no hablan con la verdad y entre ellos mismos se contradecían, cuando el Gral., Sandoval, Secretario de la Defensa Nacional y el Presidente mismo, afirmaban que: ” iban a ejecutar una orden de aprehensión en contra del señalado Ovidio”, el jefe del Gabinete, Durazo, decía que: “era una acción de rutina”.
Lo que no informaron, pero trascendió fue que, el gobernador de este Estado sinaloense, Quirino Ordaz Coppel, había tenido una reunión con agentes de la DEA, días antes de los violentos sucesos, se ignora si fue con autorización de la presidencia o parte de alguna estrategia del gobierno sinaloense, para desestabilizar al gobierno de AMLO.

La verdad, podemos decir, anduvo circulando en las redes, pues personas que presenciaban los violentos y trágicos eventos, que fueron varios en diferentes puntos de la ciudad capital, por parte de miembros del grupo de narcotraficantes, los estaban dando a conocer a través de sus celulares, desde sus propias casas, comercios, restaurantes, sus vehículos; no es fácil engañar a una ciudadanía que hoy por hoy está muy comunicada.

Lo que no aseguramos, pero imaginamos, es que, ese grupo de jóvenes narcotraficantes, que son la nueva generación, estarán riéndose a carcajadas, en su inconsciencia y diciendo, “los agarramos de dónde más les duele”, y en su usual vocabulario pensando que ahora sí, “ellos tienen el poder de doblegar hasta al ejército”; de no haber soltado a éste muchacho, que al parecer y, por herencia le viene, empezó a delinquir muy joven; ¿qué hubiera pasado, si tenían rodeado el cuartel militar y retenido a muchas familias, mujeres y niños, solo esperando la orden para masacrarlos?, “DISPUESTOS A TODO PARA RESCATAR A SU JEFE.”

Fácil se podrá decir, como así lo hizo la Directora de la Revista “Siempre”, Beatriz Pagés Rebollar, entre otros analistas políticos, palabras más, palabras menos, que: “el Presidente demostró cobardía, y que ahora serán los narcotraficantes los que mandarán en el País, que AMLO, se puede ir a descansar”.

Pareciera que estos periodistas y/o analistas hacen su trabajo, en tanto, los ingresados al gobierno en “caballo de troya”, a invitación del propio AMLO, entre los que destacan prominentes empresarios y priistas y panistas, hacen el suyo; tras el enorme susto de los sinaloenses, y ante la distorsionada y escasa información, las especulaciones afloran en diversos sentidos; lo que si es innegable, es el hecho de que, quienes mantuvieron el poder que da la presidencia de la República, PRI y PAN durante décadas, se resisten a aceptar que ya no lo detentan y no es de dudarse que harán cualquier cosa para volver a apoderarse de él, y lo ocurrido en Sinaloa, parece ser una de esas cosas.

No sabemos qué ocurrirá, porque el ejército, encabezado por su verdadero jefe, el secretario de la Defensa Nacional, no están acostumbrados a que se les ordene, desmientan o humillen, se quedan calladitos, pero actúan según su formación les dicta.

Queda la pregunta para todos, tal como fueron las cosas, en las que vimos armas de alto poder, en manos del grupo delincuencial, con las que se dice, hasta un helicóptero tumbaron y teniendo de rehenes a soldados y a sus familias, apostados vehículos, con gente armada frente a centros comerciales, ¿tú, que hubieras hecho?

                                                                                bnpb146@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí